INTERNACIONAL

G7 presentó informe para cambiar el rumbo de la política del acero

G7 presentó informe para cambiar el rumbo de la política del acero

Fecha publicada: 03 Octubre, 2022

El acero es uno de los bloques de construcción más centrales, pero más sucios de la sociedad moderna. Los países del G7 tienen la capacidad y la responsabilidad colectiva de iniciar un cambio hacia la descarbonización del acero. Sin embargo, por lo general están lejos de hacerlo.

Este informe presenta el Cuadro de mando de la política del acero del G7 de E3G. Este es un primer paso en el desarrollo de una metodología para evaluar la acción del gobierno sobre la descarbonización del acero. Con el tiempo, podremos seguir y comparar el progreso. La metodología reúne siete palancas políticas clave que los gobiernos pueden aplicar para reducir las emisiones del acero. Usamos estas palancas para comparar la acción del gobierno hacia la transición del acero.

La necesidad de una política de gobierno es evidente. Los objetivos corporativos de reducción de emisiones en los países del G7 nos llevan actualmente a un aumento de la temperatura promedio global de 2,7 °C. En este primer análisis, encontramos que las grandes maquinarias de los países del G7 están comenzando a hacer movimientos en la dirección correcta. Alemania y Francia se encuentran entre los pioneros más ambiciosos. Sin embargo, mucho más tiene que suceder.

El cuadro de mando muestra cómo les va a los gobiernos del G7 en siete palancas de políticas de acero identificadas como facilitadores clave para la descarbonización del acero. Ninguno de los países muestra una acción gubernamental concertada en todos los niveles. Vemos el mayor avance en la dirección y claridad de las políticas, el despliegue de la captura y almacenamiento (CCS) de hidrógeno y carbono, y en la financiación gubernamental para la descarbonización del acero.

Los países del G7 están explorando la adopción de una definición de acero verde y objetivos de contratación pública de acero verde. Estas intenciones deben convertirse en acción. Los movimientos sobre la eficiencia de los materiales y la circularidad siguen estando en gran parte ausentes.

Entre las recomendaciones se indica que “todos los gobiernos del G7 deberían asegurarse de tener objetivos de reducción de emisiones claros y vinculantes para la industria. Deben establecer objetivos específicos para el acero y compromisos de eliminación gradual, como no tener nuevas plantas siderúrgicas a base de carbón sin cesar después de un año determinado. Necesitan orientar la política de hidrógeno hacia el hidrógeno verde para el acero, al tiempo que mantienen un flujo constante de financiación para complementar los compromisos asumidos por la propia industria”.

Suman que “cada vez es más evidente que EE. UU. no tomará la ruta del precio del carbono, lo que significa que debe ser más ambicioso en otras palancas políticas. Instamos a Canadá y Japón a que busquen fortalecer sus respectivos mecanismos y cerrar las lagunas industriales. Los países de la UE (Francia, Italia y Alemania) ahora deben desempeñar un papel progresivo en las negociaciones en curso sobre la política climática de la UE, asegurando que se legislen fechas de eliminación claras y ambiciosas para los derechos de emisión gratuitos en el contexto de su Sistema de Comercio de Emisiones (ETS). El Reino Unido debería seguir debidamente ese ejemplo, dentro de su propio ETS”.

Luego, “los países del G7 deben convertir la intención en acción y adoptar formalmente una definición de acero verde alineada internacionalmente, con un umbral de intensidad de emisiones acordado y un estándar de medición. En consonancia con esto, EE. UU., Reino Unido, Canadá y Alemania deberían avanzar rápidamente en sus intenciones declaradas para los objetivos y requisitos de contratación pública de acero verde, y los otros países del G7 tomarán rápidamente el relevo y seguirán su ejemplo”.

Y Finalmente, en informe indica que “existe la necesidad de reducir la demanda de acero y aumentar la reutilización y el reciclaje del acero. Todos los países del G7 deben ir más allá de mencionar la importancia de la circularidad y el uso eficiente del acero, para establecer objetivos y acciones claros y coherentes. Luego, estos deberán integrarse en los diversos espacios normativos y regulatorios afectados, desde los códigos de construcción hasta los requisitos de diseño de productos y la regulación sobre reutilización y reciclaje”.

Descarga el resumen del documento Cuadro de mando de la política del acero del G7 de E3G

Fuente: www.e3g.org / Fotografía: EcoInventos

Compartir noticia por redes sociales