INTERNACIONAL

La energía eólica marina en Latinoamérica tendrá 34 GW de capacidad instalada para 2050

La energía eólica marina en Latinoamérica tendrá 34 GW de capacidad instalada para 2050

Fecha publicada: 18 Octubre, 2022

Impulsada por el crecimiento de los proyectos de hidrógeno verde fuera de la red, América Latina verá un fuerte aumento en los proyectos eólicos marinos, con una capacidad que alcanzará los 34 gigavatios (GW) para 2050, según un nuevo análisis de Wood Mackenzie, una empresa de Verisk (Nasdaq: VRSK ).

La actividad eólica marina corresponderá a una tasa de crecimiento anual compuesta del 15,4% a partir de 2032, cuando se espera que entren en funcionamiento los primeros proyectos en la región. A la cabeza estarán Brasil y Colombia. Perspectivas eólicas marinas en Latinoamérica (2020-2050).

Perspectivas eólicas marinas en Latinoamérica (2020-2050).

“Hemos visto un movimiento regulatorio significativo en apoyo de los desarrollos eólicos marinos, con Brasil y Colombia brindando hojas de ruta y pautas oficiales para la actividad futura”, dijo Kárys Prado, analista de investigación, energía y energías renovables de Wood Mackenzie. “Ambos países tienen un número cada vez mayor de proyectos planificados, y el crecimiento de la cartera de proyectos anunciado este año en América Latina ya representa una participación del 34 % de los anuncios de nuevos proyectos globales, a partir del tercer trimestre de 2022”.

El valor de la capacidad eólica marina será apoyar proyectos de hidrógeno verde que buscan desempeñar un papel importante en el uso y las exportaciones de energía nacional. Wood Mackenzie pronostica que Brasil captará cerca del 6 % del suministro total de hidrógeno verde del mundo hasta 2050, y el mercado ganará escala después de 2030. Sin embargo, solo el 20 % de las instalaciones de hidrógeno verde en el país estarán conectadas a la red.

“La mayoría de estos proyectos estarán fuera de la red y parte de ellos serán respaldados por energía eólica marina, junto con otras energías renovables”, dijo Prado. “Esto desempeñará un papel clave en la economía futura del país y su posición a largo plazo como exportador mundial de energía. Sin embargo, todavía queda mucho trabajo por hacer en el frente regulatorio y quedan muchos desafíos para que esto sea una realidad”.

Los desafíos actuales que enfrentan los desarrolladores incluyen demanda de energía limitada, restricciones de infraestructura de transmisión, competencia de otras fuentes, bancabilidad del proyecto y problemas de la cadena de suministro.

“A pesar de todos estos desafíos, existe una oportunidad para que la industria despegue. Si las inversiones en regulación e infraestructura se aceleran, combinadas con la incipiente industria del hidrógeno verde, la futura capacidad eólica marina podría superar las expectativas en la región”, concluyó Prado.

Fuente: Wood Mackenzie, una empresa de Verisk (Nasdaq: VRSK ). / Fotografía: EPBR

Compartir noticia por redes sociales