INTERNACIONAL

España desarrolló su primera vivienda social energéticamente autosuficiente a base energía solar e hidrógeno verde

España desarrolló su primera vivienda social energéticamente autosuficiente a base energía solar e hidrógeno verde

Fecha publicada: 25 Noviembre, 2022

Demostrar que son viables y posibles sistemas de autoabastecimiento energético 100% sostenibles, es el objetivo del proyecto Energy Push, financiado por el programa Interreg-SUDOE y que implica a tres países España, Francia y Portugal, y a diez entidades socias –universidades, entre ellas la de Cantabria, empresas y centros tecnológicos-, con el objetivo común de mejorar la eficiencia energética de las viviendas sociales.

Para ello y gracias a una financiación global de 2,5 millones de euros, se puso en marcha varias plantas piloto en las que probar diferentes estrategias, empleando herramientas como el BIM, las tecnologías de renovación pasiva o, en el caso de la planta implementada por la UC en Novales, las energías renovables acopladas a las tecnologías de hidrógeno. Este piloto se está desarrollado en colaboración con la empresa pública Gesvican y el CTL (Centro Tecnológico en Logística Integral de Cantabria), dependientes de las consejerías de Industria y Vivienda del Gobierno de Cantabria, además del Ayuntamiento de Alfoz de Lloredo, y se presentó recientemente ante representantes de estas instituciones.

“Se trata de la primera vivienda en España que utiliza hidrógeno verde para el suministro eléctrico; no existen infraestructuras de este tipo (sistema híbrido de renovables con tecnología PEMFC de pila de hidrógeno) y puede ser un punto de inflexión para lograr en el futuro un suministro eficiente y sostenible de las viviendas, donde el hidrógeno va a jugar un papel fundamental”, explicó Alfredo Ortiz, catedrático de Ingeniería Eléctrica e investigador principal del proyecto.

Tras casi tres años de desarrollo, desde sus inicios a finales de 2019, “Energy Push” concluirá en diciembre con una instalación completamente implementada y proporcionando a la familia beneficiaria de esta vivienda social un “importante impacto económico”, que se extiende a la sociedad cántabra, y medioambiental. “Supone una reducción importante en el consumo eléctrico y en las emisiones de CO2”, señaló Alfredo Ortiz.

Su equipo, el Grupo de Procesos Avanzados de Separación del Departamento de Ingenierías Química y Biomolecular de la UC, se ha ocupado del diseño, integración, implementación, puesta en marcha y monitorización de la planta de Novales, logrando un suministro eléctrico ininterrumpido y 100% libre de emisiones, suponiendo un ahorro de casi 8.000 kWh/año de energía primaria, una tonelada de CO2 y más de 600 euros al año en la factura eléctrica.

Según el investigador, este tipo de proyectos generan un elevado interés y “más aún en la situación energética actual”. “Estamos recibiendo diferentes propuestas para escalar este proyecto y aplicarlo a edificios completos, e incluso implementarlo a nivel industrial”, cuenta Ortiz.

Para lograr la sostenibilidad y autosuficiencia del sistema (que no esté conectado a la red eléctrica), se utilizan como fuente de energía primaria placas solares fotovoltaicas, que generan la electricidad que necesita la vivienda, y esta se transforma en hidrógeno para su almacenamiento y utilización cuando la vivienda no tiene suministro solar. Así se consigue un 100% de autoabastecimiento libre de la red, e incluso en algunas ocasiones se producen excedentes energéticos.

Según explica el catedrático UC, al diseñar la planta se han tenido en cuenta tanto la localización geográfica de la vivienda y las condiciones meteorológicas del entorno, como los consumos de la vivienda a lo largo de los últimos años. “Con todos esos datos se ha optimizado el diseño de los diferentes equipos, minimizando los costes de la planta” que, añade, “cuenta con todos los sistemas de seguridad” -tanto sensores como un sistema de control y monitorización de las botellas de hidrógeno- para que no haya ningún peligro “ni para la vivienda ni para los vecinos colindantes”. Asimismo, cuenta con los permisos urbanísticos del Ayuntamiento y con el certificado de instalaciones eléctricas de baja tensión que suministra la Consejería de Industria.

Fuente: elfaradio.com

Compartir noticia por redes sociales