Europa abre en noviembre su primera subasta del Banco de Hidrógeno por 800 millones de euros

Europa abre en noviembre su primera subasta del Banco de Hidrógeno por 800 millones de euros

Fecha publicada: 11 Octubre, 2023

La Presidenta de la Comisión Europea, Usula von der Leyen, junto a el Vicepresidente Ejecutivo Šefčovič lideraron el primero de una serie de los Diálogos para una Transición Limpia, con las primeras conversaciones centradas en el hidrógeno renovable y su cadena de valor, desde los fabricantes de electrolizadores hasta la importante infraestructura de transporte, proveedores, entre otros. Se busca el intercambio de ideas y buenaa práctica industrial para acelerar el Pacto Europeo Verde y apoyar la descarbonización de la industria europea.

“El hidrógeno limpio demuestra que podemos conciliar nuestra economía con la salud de nuestro planeta. Y por eso hemos situado el hidrógeno en el centro del Pacto Verde Europeo. Permítanme que dedique unos minutos a explicar lo que hemos conseguido hasta ahora”, destacó von der Leyen.

El marco regulador del hidrógeno

Al respecto, con el Pacto Verde Europeo, comenzó la ley del clima. Luego, en ámbitos específicos, como el hidrógeno, se fijaron objetivos mensurables y muy ambiciosos, relacionados a la cantidad para producir, importar y consumir en la UE para 2030. Europa ya tiene definido qué puede considerarse hidrógeno renovable y qué no. También aceleraron la concesión de permisos para energías renovables y redes. Sin embargo, en el marco normativo de la UE  sobre hidrógeno aún faltan algunas aristas, anunció von der Leyen.

Sin embargo, el Pacto Verde Europeo está respaldado por una inversión masiva para acelerar la transición.  Con NextGenerationEU y RepowerEU comenzó la inversión en valles de hidrógeno, transporte y fábricas de acero limpio. Además, anunció von der Layen, anunciaron la autorización de más de 17.000 millones de euros en ayudas estatales para 80 proyectos de hidrógeno en toda la UE.

Y el gran anunció fue que en noviembre comienzan las primeras subastas del Banco de Hidrógeno, respaldadas por 800 millones de euros de financiación europea. Este sistema de subastas premiará a las empresas más innovadoras y competitivas, capaces de producir hidrógeno al menor coste. “Llenaremos el vacío existente entre su coste de producción y el precio que el mercado está dispuesto a pagar actualmente. Y esto creará un círculo virtuoso, en el que el mercado del hidrógeno se amplía y los precios al consumo bajan. El hidrógeno limpio puede generalizarse. Y esto creará nuevos puestos de trabajo, nuevas economías de escala, y nuevas oportunidades de negocio”, anunció la Presidenta de la Comisión Europea.

Resumen de los anuncios:

Europa busca garantizar un suministro constante de hidrógeno. En un principio, la producción debería enfocarse desde una perspectiva de diversidad tecnológica, con una ecologización gradual respecto a los objetivos del marco legislativo.

El marco jurídico existente debería utilizarse como base sólida para convencer a los inversores. Debería ofrecerse orientación jurídica a los Estados miembros sobre cómo aplicar la legislación. Esto podría hacerse mediante un ejercicio de preguntas y respuestas.

Existe una necesidad de financiación sin precedentes, algo así como 570.000 millones de aquí a 2030 si se quieren producir los 10 millones de toneladas de hidrógeno verde.

Para conseguirlo, el Banco del Hidrógeno tiene que servir de ventanilla única, simplificando y acelerando los procedimientos, permitiendo la comunicación y reduciendo el riesgo del negocio con la ayuda del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y los demás bancos públicos nacionales.

Para que los proyectos sean financiables, los bancos privados deben estar satisfechos con una estrategia de reducción del riesgo. La Comisión intentará identificar y centralizar todos los sistemas de financiación utilizables.

Los bonosverdes iniciados por la UE bajo el esquema de una unión de mercados de capital verde deberían establecerse muy pronto.

La subasta piloto que comienza en noviembre para el Banco del Hidrógeno debería allanar el camino, pero debe ir seguida rápidamente de otras acciones adaptadas a las necesidades del mercado.

Para aumentar la capacidad nacional, será fundamental crear una cadena de valor de la UE en tecnologías críticas.

Los procedimientos de concesión de permisos deben simplificarse a nivel de la UE y, con la ayuda de la industria, a nivel de los Estados miembros.

Hay que reducir los precios de la energía y, en especial, los de la electricidad. El diseño del mercado de la electricidad debe adaptarse en consecuencia.

Europa necesita una estrategia clara de materias primas críticas para la industria del hidrógeno.

Necesitamos una agregación de la demanda. El actual ejercicio de compras conjuntas en el sector del gas puede utilizarse como una buena experiencia en la que basarse e integrarse en las actividades del Banco del Hidrógeno.

Hay que dar prioridad al almacenamiento en relación con la ampliación de la red y las inversiones correspondientes.

Fuente: Comisión Europea

Compartir noticia por redes sociales