IEA entregó nuevo reporte especial: Perspectivas Energéticas de América Latina

IEA entregó nuevo reporte especial: Perspectivas Energéticas de América Latina

Fecha publicada: 10 Noviembre, 2023

En muchos indicadores, América Latina y el Caribe destaca por su extraordinaria dotación de recursos naturales -tanto de combustibles fósiles como de energías renovables- y por su historial de formulación de políticas que han dado lugar a uno de los sectores eléctricos más limpios del mundo. La expansión de tecnologías de energías renovables como la hidroeléctrica y la bioenergía, impulsada inicialmente por la seguridad energética, se ha visto impulsada más recientemente por un compromiso cada vez mayor con la sostenibilidad.

Dieciséis de los 33 países de la región se han comprometido a alcanzar las emisiones netas cero a mediados de siglo o antes, y la mayoría han presentado objetivos climáticos actualizados y cada vez más ambiciosos vinculados al acuerdo climático de París de 2015.

Este nuevo informe sobre Perspectivas Energéticas de América Latina, la primera evaluación exhaustiva y en profundidad de América Latina y el Caribe realizada por la Agencia Internacional de la Energía (AIE), se basa en décadas de colaboración con socios de toda la región. En apoyo de los objetivos energéticos de América Latina y el Caribe, este informe explora las oportunidades y los desafíos que se avecinan, proporcionando una visión de las formas en que el futuro energético de la región y las principales tendencias mundiales están profundamente entrelazadas.

Un activo clave para la región es su suministro de electricidad con bajas emisiones. Esto sienta las bases para otros aspectos clave de las transiciones energéticas, como la fabricación limpia extensiva de bienes industriales y la producción de combustibles como el hidrógeno bajo en emisiones. Los recursos y la gran experiencia en bioenergía sostenible también sitúan a la región a la cabeza de los combustibles sostenibles para el transporte, tanto a escala nacional como mundial. Mientras tanto, la electrificación mundial del transporte y la expansión de las redes eléctricas están generando un auge de la demanda de minerales críticos como el cobre, el litio, los elementos de tierras raras y el grafito.

Las abundantes reservas de estos minerales sitúan a la región en una posición privilegiada para ampliar la producción con el fin de satisfacer las necesidades de la transición mundial hacia energías limpias, con potencial adicional para ascender en la cadena de valor hacia el refinado y la transformación.

Aprovechar estos beneficios exigirá una visión estratégica clara, políticas públicas sólidas y amplias asociaciones entre gobiernos y otras partes interesadas. Los países de la región deben diseñar y aplicar políticas y normativas que atraigan inversiones sustanciales, garanticen la sostenibilidad y permitan transiciones justas y equitativas. Esto incluye superar los retos pendientes en materia de acceso a la energía, al tiempo que se crea empleo y se estimula la innovación en los sectores emergentes de energías limpias.

Leer documento aquí

Compartir noticia por redes sociales