La COP28 se inauguró con un importante logro: El acuerdo sobre el fondo de pérdidas y daños

La COP28 se inauguró con un importante logro: El acuerdo sobre el fondo de pérdidas y daños

Fecha publicada: 01 Diciembre, 2023

Los delegados reunidos en Dubai ultimaron ayer la puesta en marcha de un fondo que ayudará a compensar a los países vulnerables que luchan por hacer frente a las pérdidas y daños causados por el calentamiento global, un gran avance en el primer día de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de este año, la COP28.

Este éxito “da a la Conferencia un buen comienzo. Todos los Gobiernos y delegados deben aprovechar este impulso para lograr más resultados en Dubai”, declaró el responsable de la Secretaría de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), Simon Stiell, durante la rueda de prensa en la que se hizo el anuncio.

El fondo es una vieja reivindicación de los países en desarrollo, que están en primera línea del impacto del cambio climático y afrontan el coste de la devastación causada por fenómenos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes, como sequías, inundaciones y la subida del nivel del mar, que tiene su origen en la concentración atmosférica de gases de efectos invernadero, que generan el calentamiento global, y que en su inmensa mayoría ha sido provocada por los países más desarrollados.

Tras varios años de intensas negociaciones en las reuniones anuales de la ONU sobre el clima, las naciones desarrolladas manifestaron su apoyo a la necesidad de crear el fondo el año pasado durante la COP27 en Sharm el-Sheikh (Egipto).

Emiratos y Alemania inauguran un Fondo

Simon Stiell advirtió en la inauguración de la Conferencia que el mundo camina demasiado despacio ante una crisis planetaria aterradora que exige una acción audaz ya. “Estamos dando pasos de bebé y demasiado lentos a la hora de encontrar las mejores respuestas a los complejos impactos climáticos a los que nos enfrentamos”, dijo a los delegados reunidos. La advertencia se produjo pocas horas después de que la Organización Meteorológica Mundial (OMM), emitiera un informe provisional en el que afirmaba que durante 2023 se han batido de nuevo récords climáticos acompañados de un tiempo extremo que ha dejado un rastro de devastación y desesperación.

Stiell explicó lo que nos estamos jugando. “Este año es el más caluroso de la historia de la humanidad. Se han batido muchos récords aterradores: Estamos pagando con la vida y el sustento de la gente”. “La ciencia nos dice que tenemos unos seis años antes de agotar la capacidad del planeta para hacer frente a nuestras emisiones antes de sobrepasar el límite de 1,5 grados centígrados”, advirtió, en referencia a uno de los objetivos clave del histórico Acuerdo de París.

Una serie de informes publicados en vísperas de la COP28 han puesto de manifiesto que el mundo está muy lejos de alcanzar los objetivos climáticos de ese tratado y que, si no se toman medidas ambiciosas, nos dirigimos hacia un aumento de la temperatura de 3 grados para finales de este siglo, que tendría unas consecuencias catastróficas para la vida en el planeta.

En este contexto, Stiell instó a los países a presentar nuevas y ambiciosas medidas, que se recogen en las llamadas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) o planes nacionales de lucha contra el cambio climático, en los que todos y cada uno de los compromisos para 2025, en materia de financiación, adaptación y mitigación, deben estar en consonancia con un mundo de 1,5 grados.

La COP28 marca la culminación de un proceso conocido como el Inventario Global, una evaluación de los avances realizados hasta la fecha en la consecución de las disposiciones clave del Acuerdo de París: a saber, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la adaptación al proceso del calentamiento global y la movilización de apoyo financiero para los países vulnerables.

En este sentido, las delegaciones de la COP28 se enfrentan a dos opciones, explicó Stiell: La primera, constatar simplemente la falta de avances, retocar algunas medidas tomadas hasta ahora y postergar las decisiones más necesarias, o decidir conseguir que todos los habitantes del planeta estén seguros y puedan adaptarse al cambio climático, financiar adecuadamente la transición que ello conlleva y decidir comprometerse con un nuevo sistema energético.

“Si no señalamos el declive terminal de la era de los combustibles fósiles tal y como la conocemos, daremos la bienvenida a nuestro propio declive terminal y elegiremos pagar con la vida de las personas”, advirtió.

Además, comentó que si la transición hacia la nueva era no es justa, no será una transición: “Eso significa justicia dentro de los países y entre ellos”. También hizo hincapié en su interés por garantizar la rendición de cuentas por el incumplimiento de las promesas hechas en relación con el clima.

“Sí, esta es la COP más importante hasta la fecha, pero asistir a una COP no significa que se haya cumplido el objetivo climático del año. Las insignias que lleváis al cuello os hacen responsables aquí y en casa”, agregó el responsable de la susodicha Secretaría de la Convención Marco.

“Me comprometo a que la Secretaría haga un seguimiento de todos los anuncios e iniciativas hechas. Para que mucho después de que las cámaras se hayan ido, podamos garantizar que nuestras promesas siguen sirviendo al planeta”, dijo.

Los actos del jueves marcaron la apertura procedimental de la reunión, pero la Conferencia empezará sus trabajos en serio el viernes con una Cumbre de acción climática, en la que participarán el Secretario General de la ONU y los líderes mundiales presentes en Dubai, que presentarán lo que están haciendo sus gobiernos para hacer frente a la crisis climática mundial.

Fuente: Naciones Unidas

Fotografía: ONU, Neville Hopwood

Compartir noticia por redes sociales