La Comisión Europea celebra el acuerdo para descarbonizar los mercados de gas de la UE y fomentar el hidrógeno

La Comisión Europea celebra el acuerdo para descarbonizar los mercados de gas de la UE y fomentar el hidrógeno

Fecha publicada: 11 Diciembre, 2023

La Comisión Europea acogió con satisfacción el acuerdo provisional alcanzado el viernes entre el Parlamento Europeo y el Consejo sobre las normas actualizadas de la UE para descarbonizar el mercado del gas y crear un mercado del hidrógeno. Las nuevas normas facilitarán la adopción de gases renovables y con bajas emisiones de carbono, incluido el hidrógeno, garantizando al mismo tiempo la seguridad del abastecimiento y la asequibilidad de la energía para todos los ciudadanos de la UE. La descarbonización del sector del gas y la creación de un mercado del hidrógeno supondrán una contribución clave a los esfuerzos de la UE por alcanzar la neutralidad climática en 2050. Los gases renovables y de baja emisión de carbono ayudarán a reducir las emisiones en los sectores que emiten grandes cantidades de gases y apoyarán la competitividad de la industria europea. Este acuerdo ayudará a la UE a reforzar su independencia energética y a seguir reduciendo las importaciones de combustibles fósiles procedentes de Rusia, tal como establece el Plan REPowerEU.

Un mercado europeo del gas más limpio

El acuerdo refuerza la planificación a largo plazo de las infraestructuras necesarias para un sector del gas descarbonizado en Europa. Prevé que los planes nacionales de desarrollo de la red se basen en escenarios conjuntos para la electricidad, el gas y el hidrógeno. Estos planes deberán ajustarse a los Planes Nacionales de Energía y Clima, así como a un Plan Decenal de Desarrollo de la Red a escala de la UE. Los gestores de las redes de hidrógeno y gas tendrán que incluir información sobre las infraestructuras que puedan desmantelarse o reutilizarse, y habrá planes específicos de desarrollo de la red de hidrógeno para garantizar que la construcción del sistema de hidrógeno se base en una proyección realista de la demanda.

El marco acordado permitirá la adopción de gases renovables y de baja emisión de carbono en la UE facilitando la conexión y el acceso a la red de gas existente y permitiendo descuentos en las tarifas transfronterizas y de inyección para estos gases. También se establece un sistema de certificación de gases bajos en carbono, incluido el hidrógeno, que complementa la certificación de gases renovables e hidrógeno prevista en la Directiva revisada sobre energías renovables. Esto garantizará la igualdad de condiciones y la coherencia en la evaluación de la huella total de emisiones de gases de efecto invernadero de los distintos gases y permitirá a los Estados miembros compararlos y tenerlos en cuenta eficazmente en su combinación energética. Las normas detalladas sobre la metodología y la evaluación de la reducción de gases de efecto invernadero se determinarán en un acto delegado.

El acuerdo establece un diseño de mercado para el hidrógeno en Europa y  prevé que las normas se apliquen en dos fases, antes y después de 2033. En la fase inicial se aplicará un marco simplificado con una clara visibilidad de las futuras normas para un mercado del hidrógeno desarrollado. Estas disposiciones abarcan, en particular, el acceso a las infraestructuras de hidrógeno, la separación de las actividades de producción y transporte de hidrógeno (la llamada “desagregación”) y la fijación de tarifas. Se creará una nueva estructura de gobernanza en forma de Red Europea de Gestores de Redes de Hidrógeno (ENNOH) para promover una infraestructura dedicada al hidrógeno, la coordinación transfronteriza y la construcción de redes de interconexión.

Capacitar a los consumidores y garantizar la sostenibilidad y seguridad del suministro

La mejora de la capacitación y protección de los consumidores es otro elemento importante del acuerdo provisional alcanzado hoy. El marco revisado del mercado del gas reflejará las disposiciones ya aplicables en el mercado de la electricidad, de modo que los consumidores podrán cambiar de proveedor más fácilmente, utilizar herramientas eficaces de comparación de precios, obtener información precisa, justa y transparente sobre facturación y tener mejor acceso a los datos y a las nuevas tecnologías inteligentes. En resumen, los consumidores deberían poder elegir fácilmente los gases renovables y bajos en carbono frente a los combustibles fósiles.

Los colegisladores también han respaldado la propuesta de la Comisión de que los contratos a largo plazo de gas fósil no reducido no duren más allá de 2049. Con ello se evitará que Europa quede atrapada en las importaciones de gas fósil, al tiempo que se incentivará el uso de gases renovables y bajos en carbono, que en gran parte se producirán internamente y reforzarán así nuestra seguridad energética. De manera crucial, y en consonancia con los objetivos del Plan REPowerEU, también acordaron un mecanismo que permita a los Estados miembros limitar las ofertas anticipadas de capacidad de acceso a la red y a las terminales de GNL para el gas natural y el GNL procedentes de Rusia y Bielorrusia.

Las normas revisadas también reforzarán la seguridad energética. Las normas de solidaridad por defecto se aplicarán automáticamente para proteger a los clientes vulnerables, incluso entre Estados miembros que no tengan conexión directa. También se han reforzado los procedimientos de gestión de crisis añadiendo salvaguardias para los flujos transfronterizos de gas durante una emergencia y permitiendo la reducción del consumo no esencial.

También se introducen nuevas disposiciones para cubrir los riesgos emergentes de ciberseguridad. En concreto, se faculta a la Comisión para adoptar normas específicas para la ciberseguridad de los flujos transfronterizos de gas y los Estados miembros tendrán que tener en cuenta esos riesgos al preparar sus planes preventivos y de emergencia.

Basándose en el éxito de la Plataforma de la Energía de la UE, creada el año pasado como herramienta para hacer frente a la crisis energética, se establecerá un mecanismo permanente de agregación de la demanda y compra conjunta de gas natural para uso voluntario. Además, el acuerdo introduce un proyecto piloto de cinco años para aunar la demanda y la oferta de hidrógeno y crear transparencia de mercado en el marco del Banco Europeo del Hidrógeno.

Próximos pasos

El acuerdo provisional requiere ahora la adopción formal tanto por el Parlamento Europeo como por el Consejo. Una vez completado este proceso, la nueva legislación se publicará en el Diario Oficial de la Unión y entrará en vigor 20 días después.

Compartir noticia por redes sociales