Gobiernos de Argentina y Uruguay actualizan sus cartas de navegación en relación al Hidrógeno Verde

Gobiernos de Argentina y Uruguay actualizan sus cartas de navegación en relación al Hidrógeno Verde

Fecha publicada: 14 Diciembre, 2023

Por Cristian Contreras, Periodista

En una conferencia denominada Hidrógeno Verde: Estrategias Nacionales y hojas de rutas en América Latina y El Caribe- Argentina y Uruguay autoridades de los gobiernos de Argentina y Uruguay dieron a conocer las estrategias de ambos países en relación de la industria de Hidrógeno Verde y sus derivados.

En la actividad participó el representante de la Unión Europea en Uruguay, Markus Handke quien en su alocución inicial del evento comentó que en la COP28 la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, abogó por la triplicación de la producción y uso de energía renovable. Es por ello que el organismo europeo, al que representa, reafirmó su participación para el desarrollo de Hidrógeno Verde en América Latina y El Caribe dado el compromiso político existente al más alto nivel.

La actividad fue moderada por el presidente del directorio de la Asociación uruguaya de energía renovable, Ignacio Morga, quien explicó la finalidad de la organización que preside “es ser el nexo entre el Gobierno y organizaciones nacionales e internacionales que les permita desarrollar la estrategia del hidrogeno tanto en proyectos como en las actividades de difusión”.

Morga expresó que el mundo del hidrógeno es dinámico, pues se va ajustando día a día.

Argentina y su estrategia para desarrollar su economía para el Hidrógeno

En la actividad la representante de Asuntos Estratégicos de Argentina, Paula Prados expresó que su país encara con distintas herramientas su compromiso con la descarbonización por medio de actividades geopolíticas que plantea la industria del Hidrogeno a nivel mundial.

Ello es en respuesta a los desafíos que plantean la transición energética y las tensiones geopolíticas motivando que las principales economías del mundo despleguen políticas industriales destinadas a garantizar la sostenibilidad ambiental, la seguridad energética y la resiliencia de las cadenas de valor.

Una de sus herramientas es el documento “Estrategia Nacional para el Desarrollo de la Economía del Hidrógeno” que fue publicado en septiembre 2023.

Según el texto el desarrollo de la economía del hidrógeno requerirá el despliegue de nuevas infraestructuras y la adaptación de las existentes. La planificación y ejecución de obras debe acompañar a los proyectos de producción de escala comercial, cuya ubicación geográfica será próxima a la disponibilidad de recursos naturales, condiciones geológicas para almacenamiento de CO2 y a los centros de demanda local.

Los ejes en esta área se centran en:

  • generar facilidades en torno a los polos de producción.
  • adecuar corredores para la conexión entre lugares de producción y clientes.
  • acondicionar infraestructura portuaria para la exportación.
  • construir sitios para el almacenamiento y el despacho de hidrógeno y sus derivados.
  • definir espacios de almacenamiento geológico y construir infraestructura para el transporte de CO2.
  • planificar redes de transporte para la energía.

La producción de hidrógeno a gran escala es una actividad intensiva en capital, que presenta grandes incertidumbres por ser un mercado en construcción, donde se generan altas expectativas en las fases iniciales de estos nuevos negocios. El acceso al financiamiento para concretar inversiones de capital y tecnología es un factor relevante para la competitividad. Por ello, este documento junto con un marco normativo de incentivos y previsibilidad para la localización de inversiones productivas y la transferencia de tecnología permitirá acelerar y aumentar el número de proyectos necesarios para consolidar la economía del hidrógeno.

El monto esperado de inversiones compatible con la producción esperada se ubica en torno a los 90.000 millones de dólares.

Prados agregó que al documento se suma, por parte de la Secretaría de Energía, el proyecto de Ley de Promoción Hidrógeno de bajas emisiones con el objetivo de generar un marco de incentivo para las inversiones de los negocios acompañados de un incentivo de desarrollo grupal. También generar una estructura de gobernanza que a futuro pueda ir articulando y estableciendo las dinámicas con las hojas de rutas de los demás países.

Uruguay y su versión 2.0 de su Hoja de Ruta de Hidrógeno Verde

En dicho documento se resalta el rol que tendrá el Estado, en los próximos años, como coordinador, impulsor y responsable de asegurar una gestión sostenible e integrada de la economía del hidrógeno verde, así lo expresó la asesora de la Dirección Nacional de Energía de Uruguay, Noelia Medina.

Medina dijo que Uruguay culminó una primera transición energética con resultados bastantes auspiciosos, con lo que tiene que ver con los renovables en general, pero particular en la matriz eléctrica. Una matriz que en promedio es 94% renovable. Esto es energía hidroeléctrica, eólica, seguida por biomasa y luego hay un 3% de solar, transformándose en exportador de energía eléctrica para Brasil y Argentina.

Para impulsar la hoja de ruta propuesta, la autoridad comentó que el país se encuentra desarrollando el Programa H2U (resolución presidencial 294/2022), que apunta a asegurar una coordinación, planificación, y articulación integrada y sostenible en todo el territorio con los gobiernos locales, organizaciones no gubernamentales, empresas sector académico y la comunidad en sí, para el desarrollo de la economía del hidrogeno y derivados a nivel nacional abordando diversos aspectos como la infraestructura, la economía, el ambiente, la cultura y el bienestar social.

En paralelo se crea el grupo interinstitucional de Hidrógeno Verde con participación de 7 ministerios, la Oficina de Planeamiento y Presupuesto y 8 organizaciones del Estado, bajo la coordinación del Ministerio de Industria, Energía y Minería, MIEM.

El programa propone 5 ejes de trabajo a desarrollar:

Generación de capacidades locales: es un elemento clave para potenciar el desarrollo del hidrógeno verde y evitar posibles brechas entre oferta y demanda a nivel de personal para las áreas operativas, técnicas y de ingeniería. Se deberán reforzar las capacitaciones en energías renovables, y en particular en las tecnologías vinculadas al hidrógeno, agregando mayor valor local.

Regulación: el país, a partir de la experiencia generada en el proceso de incorporación de energías renovables y otros proyectos de gran porte, cuenta hoy con las capacidades y mecanismos vinculados a los procesos de solicitud de permisos y autorizaciones ambientales requeridas para el desarrollo de proyectos relativos al hidrógeno verde y sus derivados; se trabajará en reforzar y potenciar estas capacidades en los aspectos específicos vinculados al H2.

Inversiones: los proyectos de hidrógeno verde y derivados generarán inversiones e innovación que podrán ser motor del desarrollo local en todo el territorio. Se tendrán en cuenta temas claves para su desarrollo tanto para consumo local como con destino a la exportación, en particular aquellos vinculados con la creación de incentivos y otros mecanismos que promuevan el agregado de valor local. Actualmente ya se encuentran implementados incentivos específicos en el marco de la Ley n.° 16 906 de Inversiones y Promoción Industrial y exoneraciones arancelarias.

Por otra parte, se considera de relevancia buscar cooperación regional que impulse sinergias entre países y armonice los requisitos que surjan a nivel internacional. Algunos países ya han presentado sus hojas de ruta, como Chile, Colombia, Costa Rica, Brasil y Argentina entre otros. Tomará especial relevancia coordinar regionalmente los aspectos de certificación, de forma de buscar sistema armonizados y acordes a las posibilidades de cada uno de los países como de los mercados de exportación.

Infraestructura: Uruguay cuenta con la infraestructura necesaria para que los primeros proyectos de hidrógeno verde y derivados comiencen a operar. En este sentido, el puerto de Montevideo tiene la oportunidad de desarrollar de forma temprana la exportación de combustibles sintéticos, materias primas y fertilizantes verdes. Por otra parte, la vía del Ferrocarril Central permite conectar la zona de mayor potencial de energías renovables con el puerto de Montevideo, brindando muy buenas oportunidades para el transporte de los derivados de hidrógeno y facilitando sus posibilidades de exportación. Asimismo, para el transporte local se cuenta con vías fluviales y carreteras con acceso a todo el país que también conectan con el puerto de la capital. Parte de las infraestructuras que deben desarrollarse se vinculan con la instalación de nuevas redes de transmisión eléctrica, gasoductos y eventualmente adaptaciones portuarias además de las plantas de generación de energía eléctrica renovable. Estos aspectos serán evaluados y articulados junto con los distintos actores vinculados al sector, para definir los distintos pasos a seguir.

Diálogo ciudadano Se impulsará una comunicación transparente y activa hacia la ciudadanía, en la que se utilizarán los mecanismos ya existentes a nivel nacional y otros específicos que se identifiquen como necesarios. Se procurará desarrollar una estrategia que promueva un diálogo ciudadano, mediante con tenidos y formas de comunicación que permitan un mejor entendimiento de la tecnología y sus beneficios a nivel local, así como del aporte hacia los desafíos de descarbonización que se tienen a nivel global. Se buscará crear espacios donde se pueda intercambiar respecto a las preocupaciones que se generen en el territorio y poder integrarlos a las actividades a desarrollar. Se deberá mantener informada a la población sobre los avances que se vayan realizando, con especial cuidado en aquellos actores particularmente involucrados en cada caso. Se impulsarán instancias periódicas de difusión sobre los avances del desarrollo de la economía del hidrógeno verde y derivados

Las ambiciosas metas de descarbonización para 2050, establecidas a nivel global, llevan a la necesidad de impulsar cambios acelerados y significativos, tanto respecto a las fuentes de energía utilizadas como al uso de materias primas consumidas en distintos procesos industriales.

El desarrollo de una economía de hidrógeno verde a nivel nacional aportará a la diversificación de la matriz productiva nacional, al aumentar el valor agregado a través de un nuevo eslabón industrial y desarrollar el potencial exportador a nuevos mercados a nivel mundial, con la consecuente contribución significativa al crecimiento económico. El Estado uruguayo ubica al hidrógeno verde como un instrumento prioritario en su programa de sostenibilidad, puntualizó.

Compartir noticia por redes sociales