Certificados de Origen de Hidrógeno Verde: “El Espejo de la Unión Europea para Chile”

Certificados de Origen de Hidrógeno Verde: “El Espejo de la Unión Europea para Chile”

Fecha publicada: 08 Enero, 2024

Por Arturo de la Sotta, Consultor Power to X

En la búsqueda de alternativas sostenibles y limpias, el Hidrógeno Verde y las Energías Renovables han emergido como pilares fundamentales para mitigar los impactos ambientales. En este contexto, los certificados de origen se erigen como herramientas indispensables que no solo validan la procedencia y calidad de la energía, sino que también pueden potenciar la transición hacia fuentes más limpias y renovables.

Los certificados de origen son instrumentos que garantizan la procedencia y las características específicas de la energía generada a partir de fuentes renovables, y estos a su vez garantizan que el Hidrógeno sea de verdaderamente “verde” o renovable. Funcionan como sellos de calidad y sostenibilidad, ofreciendo transparencia y trazabilidad en la cadena de valor de este vector energético. Estos certificados son esenciales para diferenciar y valorar la energía limpia frente a la convencional no-renovable en los mercados.

En la industria, estos certificados juegan un papel crucial al incentivar la inversión en energías renovables. Permiten a los productores demostrar el valor ambiental de su producción, lo que a su vez atrae a consumidores y empresas comprometidas con la sostenibilidad. Esta validación contribuye a la construcción de una imagen corporativa responsable y al acceso a mercados que demandan energía limpia.

En el caso chileno, donde el potencial para el desarrollo de energías renovables es significativo, la implementación de certificados de origen puede ser un catalizador clave para la expansión de la industria del Hidrógeno Verde. Chile cuenta con una diversidad geográfica propicia para la generación de energía solar, eólica e hidroeléctrica, entre otras. Establecer un marco regulatorio claro y sólido para los certificados de origen sería un paso determinante para el impulso de estas energías.

A modo de ejemplo a seguir, la Unión Europea ha liderado el camino en la implementación de certificados de origen para el Hidrógeno Verde. Su estrategia de establecer un sistema de certificación confiable ha sentado un precedente valioso. Estos certificados permiten rastrear la procedencia del hidrógeno y certificar su producción a partir de fuentes renovables, ofreciendo transparencia y confianza a los consumidores y mercados.

Sin embargo, la implementación efectiva de estos certificados también enfrenta desafíos. La necesidad de estandarización, verificación y certificación confiable de la procedencia de la energía renovable son aspectos críticos a considerar. Es crucial establecer mecanismos que eviten la posibilidad de “greenwashing”, asegurando que los certificados reflejen verazmente la realidad de la energía generada.

Para implementar con éxito los certificados de origen en Chile, es esencial:

  1. Marco Regulatorio Transparente: Establecer reglas claras y consistentes para la emisión, validación y comercialización de certificados de origen.
  2. Incentivos y Beneficios Fiscales: Ofrecer incentivos fiscales para empresas y consumidores que utilicen energía certificada como una forma de estimular su adopción.
  3. Certificación Confiable: Garantizar la integridad y autenticidad de los certificados mediante organismos independientes y procedimientos de auditoría rigurosos.
  4. Educación y Concientización: Informar a consumidores y empresas sobre la importancia y el impacto positivo de optar por energías con certificación de origen renovable.

La implementación exitosa de certificados de origen en Chile podría brindar una serie de beneficios significativos, dentro de muchos los más destacados son:

– Validación de Sostenibilidad: Los certificados de origen aseguran que el hidrógeno producido provenga de fuentes renovables, respaldando su contribución a la reducción de emisiones de carbono.

– Acceso a Mercados Internacionales: La certificación de origen facilita la entrada a mercados globales comprometidos con la descarbonización, permitiendo a Chile posicionarse como un proveedor confiable de Hidrógeno Verde.

– Estímulo para la Inversión: La certificación de origen puede atraer inversiones en infraestructura para la producción y distribución de Hidrógeno Verde, impulsando el crecimiento económico y la creación de empleo.

A pesar de los beneficios, la implementación de certificados de origen para el Hidrógeno Verde conlleva desafíos. Es esencial establecer estándares internacionales para garantizar la integridad y la consistencia en la certificación. Además, se necesita una infraestructura sólida para la producción y distribución, así como políticas claras que impulsen la transición hacia el uso del Hidrógeno Verde.

Chile tiene la oportunidad de seguir el ejemplo de la Unión Europea al implementar un sistema robusto de certificación de origen para el Hidrógeno Verde. Esto no solo fortalecería su posición en el mercado global de energía limpia, sino que también contribuiría significativamente a sus objetivos de descarbonización y desarrollo sostenible.

En conclusión, los certificados de origen para el Hidrógeno Verde representan una oportunidad única para Chile. Siguiendo el ejemplo de la Unión Europea, el país puede establecer un sistema confiable que valide y promueva la producción de Hidrógeno Verde a partir de fuentes renovables. Esta estrategia no solo impulsaría la economía nacional, sino que también reforzaría el compromiso de Chile con la transición hacia un futuro más limpio y sostenible.

(El autor(a) es responsable de la exactitud y veracidad del contenido presentado en la columna de opinión. La plataforma y el editor no asumen ninguna responsabilidad por cualquier error, omisión o imprecisión en la información proporcionada).

Compartir noticia por redes sociales