La descarbonización marítima se ve impulsada por el aumento de los buques con combustibles alternativos

La descarbonización marítima se ve impulsada por el aumento de los buques con combustibles alternativos

Fecha publicada: 31 Enero, 2024

Según las últimas estadísticas de la plataforma Alternative Fuels Insight (AFI) de DNV, en 2023 se encargaron un total de 298 buques con propulsión mediante combustibles alternativos, lo que supone un aumento interanual del 8%. El año también fue testigo de la generalización del metanol, con un fuerte aumento de los pedidos (138), que lo sitúa codo con codo con el GNL (130). Además, 2023 fue el año de la eclosión del amoníaco, con 11 pedidos de buques propulsados con este combustible y otros más en preparación.

Ante la creciente presión para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, incluidos los objetivos más estrictos establecidos por la Organización Marítima Internacional (OMI) en julio de 2023, el sector marítimo está considerando una serie de opciones de descarbonización. A través de su plataforma AFI, DNV registra los esfuerzos del sector relacionados con los buques de nueva construcción y la adaptación, con 298 pedidos de buques capaces de funcionar con combustibles alternativos registrados en 2023, y un total de 1281 buques en total.

Knut Ørbeck-Nilssen, Director General Marítimo de DNV, ha declarado: “Mientras navegamos hacia un futuro marítimo más ecológico, la creciente demanda de buques con combustibles alternativos es elocuente. Estos pedidos envían señales fundamentales a los proveedores de combustible y a otros socios importantes en el camino hacia la descarbonización del transporte marítimo. Aunque está claro que la transición tecnológica de los combustibles marítimos ya está en marcha, ahora tenemos que garantizar la disponibilidad de los combustibles que alimentan estos motores.

“Sin embargo, es crucial subrayar que centrarse únicamente en los combustibles puede desviar nuestra atención de lograr un impacto significativo en esta década. Lo que hace falta son medidas concretas que reduzcan activamente las emisiones. Las iniciativas de eficiencia energética pueden producir resultados de descarbonización tanto ahora como de cara a 2030”.

Por un pequeño margen, el metanol resultó ser la opción de combustible alternativo más popular en 2023, con 138 buques encargados (excluidos los metaneros), lo que supone un fuerte aumento en comparación con los 35 encargados para funcionar con este combustible el año anterior. El segmento dominante para este combustible fue el de los portacontenedores (106), seguido de los graneleros (13) y los portavehículos (10).

El segundo combustible alternativo preferido en 2023 fue el GNL, con 130 buques encargados, frente a los 222 de 2022. Sin embargo, si se consideran únicamente los buques de nueva construcción, el GNL se sitúa a la cabeza, ya que una parte considerable de los pedidos de metanol se destinaron a modernizaciones. El año pasado, el GNL superó por fin la barrera de los 1.000 buques (excluidos los metaneros), lo que demuestra la importancia que sigue teniendo este combustible en la transición energética marítima. En 2023, el segmento de los portacontenedores fue el más activo (48) para el GNL, seguido de los portavehículos (40) y los petroleros (30). Este año también han llegado los primeros pedidos de buques que funcionarán con amoníaco (11), mientras que el hidrógeno, con sólo cinco pedidos, ha sido una opción menos popular en comparación con el año anterior (18).

Martin Wold, Consultor Principal de la división de Asesoría Marítima de DNV, comentó: “Las inversiones en buques de combustibles alternativos se han visto fuertemente impulsadas por el auge de la construcción de portacontenedores y portavehículos en los últimos tres años. Queda por ver si esta tendencia continúa en 2024”.

Fuente: DNV Marítimo

Compartir noticia por redes sociales