La Comisión establece medidas clave para gestionar los riesgos climáticos a fin de proteger a las personas y la prosperidad

La Comisión establece medidas clave para gestionar los riesgos climáticos a fin de proteger a las personas y la prosperidad

Fecha publicada: 14 Marzo, 2024

La Comisión Europea ha publicado hoy una Comunicación sobre la gestión de los riesgos climáticos en Europa. Establece cómo la UE y sus Estados miembros pueden anticipar, comprender y abordar mejor los crecientes riesgos climáticos. Además, presenta cómo pueden preparar y aplicar políticas que salvan vidas, reducen los costes y protegen la prosperidad en toda la UE.

La Comunicación responde a la primera evaluación europea del riesgo climático ( EUCRA), un informe científico de la Agencia Europea de Medio Ambiente. Juntos, son un llamamiento a la acción para todos los niveles de gobierno, así como para el sector privado y la sociedad civil. Establecen claramente cómo todos los principales sectores y ámbitos políticos están expuestos a riesgos relacionados con el clima, la gravedad y urgencia de los riesgos y la importancia de tener claridad sobre quién tiene la responsabilidad de abordar los riesgos.

2023 fue el año más caluroso jamás registrado. Según el informe de febrero del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, la temperatura media mundial de los 12 meses anteriores había superado el umbral de 1.5.°C establecido en el Acuerdo de París. Dado que la UE está tomando medidas globales para reducir sus emisiones y limitar el cambio climático, también debemos tomar medidas para adaptarse a cambios ya inevitables y proteger a las personas y la prosperidad. Según la encuesta del Eurobarómetro, el 77 % de los europeos considera que el cambio climático es un problema muy grave, y más de uno de cada tres europeos (37 %) ya se siente expuesto personalmente a riesgos climáticos.

La Comunicación de hoy muestra cómo la UE puede hacer frente eficazmente a los riesgos y aumentar la resiliencia frente al cambio climático. La Comisión propone una serie de acciones y trabajará con otras instituciones de la UE, los Estados miembros, las autoridades regionales y locales, los ciudadanos y las empresas para dar seguimiento a estas sugerencias.

Dotar a la sociedad europea de una mayor resiliencia frente al cambio climático

La Comunicación de la Comisión subraya cómo es esencial actuar para mejorar la resiliencia frente al cambio climático para mantener las funciones sociales y proteger a las personas, la competitividad económica y la salud de las economías y empresas de la UE. También es imperativo para una transición justa y equitativa. Invertir por adelantado en la reducción denuestra vulnerabilidad al riesgo climático conllevará costes mucho más bajos que los importantes importes necesarios para recuperarse de los impactos climáticos, como sequías, inundaciones, incendios forestales, enfermedades, fallos de cultivos o olas de calor. Según estimaciones prudentes, estos daños podrían reducir el PIB de la UE en aproximadamente un 7 % a finales de siglo. Las inversiones en edificios, transporte y redes energéticas resistentes al cambio climático también podrían crear importantes oportunidades de negocio y beneficiar más ampliamente a la economía europea, generando puestos de trabajo altamente cualificados y energía limpia asequible.

Para ayudar a la UE y a sus Estados miembros a gestionar los riesgos climáticos, la Comunicación define cuatro categorías principales de acción:

  • Mejora de la gobernanza: La Comisión pide a los Estados miembros que velen por que los riesgos y responsabilidades se comprendan mejor y se basen en las mejores pruebas y el diálogo. Identificar a los «propietarios de riesgos» es un primer paso crítico. La Comisión pide una cooperación más estrecha en materia de resiliencia frente al cambio climático entre los niveles nacional, regional y local para garantizar que los conocimientos y los recursos estén disponibles allí donde sean más eficaces. La resiliencia frente al cambio climático se aborda cada vez más en todas las políticas sectoriales, pero persisten deficiencias en la planificación y la aplicación a nivel nacional. La Comunicación señala que los Estados miembros han dado los primeros pasos para incluir la resiliencia frente al cambio climático en sus planes nacionales de energía y clima.
  • Mejores herramientas para empoderar a los propietarios de riesgos: Los responsables políticos, las empresas y los inversores deben comprender mejor las interrelaciones entre los riesgos climáticos, la inversión y las estrategias de financiación a largo plazo. Esto puede proporcionar las señales adecuadas del mercado para ayudar a colmar las actuales brechas de resiliencia y protección. La Comisión mejorará las herramientas existentes para ayudar a las autoridades regionales y locales a prepararse mejor mediante datos sólidos y sólidos. La Comisión y la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) facilitarán el acceso a datos, productos, aplicaciones, indicadores y servicios detallados y localizados clave. Para ayudar en situaciones de emergencia, el servicio de alerta de emergencia por satélite de Galileo (EWSS) estará disponible en 2025 para comunicar información de alerta a personas, empresas y autoridades públicas incluso cuando se eliminen los sistemas de alerta terrestre. Las principales lagunas de datos se reducirán gracias a la propuesta de Ley de vigilancia forestal y de vigilancia del suelo, que mejorará las herramientas de alerta temprana para los incendios forestales y otras catástrofes y contribuirá a unas evaluaciones de riesgos más precisas. En términos más generales, la Comisión promoverá el uso de los sistemas disponibles de seguimiento, previsión y alerta.
  • Aprovechamiento de las políticas estructurales: las políticas estructurales de los Estados miembros pueden utilizarse eficazmente para gestionar los riesgos climáticos. Tres ámbitos políticos estructurales tienen una especial promesa de gestionar los riesgos climáticos en todos los sectores: unamejor ordenación territorial en los Estados miembros; integrar los riesgos climáticos en la planificación y el mantenimiento de las infraestructuras críticas; vincular los mecanismos de solidaridad a escala de la UE, como el MPCU, el Fondo de Solidaridad de la UE y las inversiones estructurales de la política de cohesión, con medidas nacionales de resiliencia adecuadas. Los sistemas y activos de protección civil deben estar preparados para el futuro, invirtiendo en lagestión del riesgo de catástrofesde la UE y de los Estados miembros, capacidades de respuesta y conocimientos especializados que puedan desplegarse rápidamente a través de las fronteras. Esto debe integrar plenamente los riesgos climáticos en los procesos de gestión del riesgo de catástrofes.
  • Condicionesprevias adecuadas para financiar la resiliencia frente al cambio climático: La movilización defondos suficientes para la resiliencia frente al cambio climático, tanto pública como privada, será crucial. La Comisión está dispuesta a apoyar a los Estados miembros para mejorar e integrar la presupuestación de riesgos climáticos en los procesos presupuestarios nacionales. Para garantizar que el gasto de la UE sea resiliente al cambio climático, la Comisión integrará las consideraciones de adaptación al cambio climático en la ejecución de los programas y actividades de la UE como parte del principio de «no causar un perjuicio significativo». La Comisión convocará un Grupo de Reflexión temporal sobre la movilización de la financiación de la resiliencia frente al cambio climático. El Grupo de Reflexión reunirá a agentes industriales clave y representantes de instituciones financieras públicas y privadas para reflexionar sobre cómo facilitar la financiación de la resiliencia frente al cambio climático. La Comisión pide a los Estados miembros que tengan en cuenta los riesgos climáticos a la hora de incluir criterios de sostenibilidad medioambiental en las licitaciones competitivas de contratación pública, por ejemplo, a través de la Ley sobre la industria de cero emisiones netas.

Desde una perspectiva sectorial, la Comisión presenta sugerencias concretas de actuación en seis grandes grupos de impacto: ecosistemas naturales, agua, salud, alimentos, infraestructuras y entorno construido, y economía. La aplicación de la legislación vigente de la UE es un importante precursor para gestionar con éxito los riesgos en muchos de estos ámbitos, y en la Comunicación se describen medidas clave.

Si bien la Comunicación se centra en la gestión de los riesgos climáticos en la Unión Europea, la UE también actúa a nivel internacional a la hora de abordar los riesgos climáticos, y una gran parte de nuestra financiación internacional para la lucha contra el cambio climático se destina a medidas de adaptación. La Comisión seguirá compartiendo experiencias, conocimientos y herramientas en materia de gestión del riesgo climático a escala internacional e incluirá la gestión del riesgo climático en los debates bilaterales y multilaterales.

Antecedentes

Una aceleración históricamente elevada de la perturbación del clima en 2023, en la que el calentamiento global alcanzó los 1.48.°C por encima de los niveles preindustriales, y las temperaturas de los océanos y la pérdida de hielo en el Océano Antártico rompieron los récord por un amplio margen. La temperatura del aire de superficie ha aumentado aún más en Europa, con la última media quinquenal de 2.2.°C por encima de la era preindustrial. Europa se está calentando dos veces más rápido que el resto del mundo.

Para evitar los peores resultados del cambio climático y proteger vidas, la salud, la economía y los ecosistemas, es necesario reducir las emisiones. Si bien la UE está tomando medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, los impactos climáticos ya nos afectan y los riesgos seguirán aumentando, lo que significa que las medidas de adaptación al cambio climático también son esenciales.

La evaluación europea de riesgos climáticos identifica 36 grandes riesgos climáticos para Europa en cinco grandes grupos: ecosistemas, alimentación, salud, infraestructuras y economía. Más de la mitad de los riesgos detectados exigen más medidas ahora y ocho de ellos son especialmente urgentes, principalmente para conservar los ecosistemas, proteger a las personas contra el calor y proteger a las personas y las infraestructuras de las inundaciones y los incendios forestales.

Desde la adopción de la primera Estrategia de Adaptación de la UE en 2013 y la Estrategia de Adaptación actualizada adoptada en febrero de 2021 en el marco de la Comisión Von der Leyen, la UE y sus Estados miembros han avanzado considerablemente en la comprensión de los riesgos climáticos a los que se enfrentan y en la preparación para ellos. Las evaluaciones nacionales de riesgos climáticos se utilizan cada vez más para fundamentar la elaboración de políticas de adaptación. Sin embargo, la preparación social sigue siendo baja debido al desfase entre el desarrollo y la aplicación de las políticas y el rápido aumento de los niveles de riesgo.

Fuente: Comisión Europea

Imagen: Markus Spiske

Compartir noticia por redes sociales