Heidelberg Materials, Stopford y U.Cranfield exploran uso de amoníaco craqueado como combustible sostenible

Heidelberg Materials, Stopford y U.Cranfield exploran uso de amoníaco craqueado como combustible sostenible

Fecha publicada: 08 Mayo, 2024

Heidelberg Materials, la prestigiosa firma de fabricación de cemento, en colaboración con la consultora de ingeniería Stopford y la Universidad de Cranfield, han anunciado el inicio de un estudio de viabilidad para investigar el uso de una mezcla de combustible de amoníaco craqueado en la operación de hornos de cemento. Este proyecto innovador se llevará a cabo en las instalaciones de Heidelberg en Ribblesdale, Lancaster, con el apoyo financiero del Fondo de Investigación e Innovación del Reino Unido (UKRI).

El estudio, con una duración prevista de un año, busca expandir los hallazgos de una demostración previa en la misma ubicación, donde se utilizó con éxito hidrógeno como parte de una mezcla de combustibles para alimentar un horno de cemento. A pesar de los beneficios ambientales del hidrógeno, su almacenamiento y transporte presentan desafíos significativos, además de elevados costos. En este contexto, el amoníaco emerge como una alternativa viable por ser una fuente más densa y económicamente rentable de hidrógeno, lo cual podría facilitar el uso de combustibles de menor calidad y reducir las emisiones de CO2.

Marian Garfield, directora de sostenibilidad en Heidelberg Materials, expresó su optimismo sobre el potencial del proyecto: “Esta iniciativa no solo refleja nuestro compromiso continuo con la innovación y la descarbonización, sino que, de tener éxito, también nos permitirá explorar más a fondo las aplicaciones comerciales del amoníaco como portador de hidrógeno en la fabricación de cemento y otras industrias”.

Por su parte, la Universidad de Cranfield ha estimado que el cambio hacia esta mezcla de hidrógeno podría reducir las emisiones de CO2 de la industria cementera y de hormigón en hasta un 16%. La colaboración también se centrará en desarrollar un método más económico de craqueo de amoníaco in situ para liberar hidrógeno que pueda ser utilizado directamente en los hornos.

Mingming Zhu, profesor titular de ingeniería química en la Universidad de Cranfield, destacó la importancia de tales colaboraciones: “Este proyecto nos acerca un paso más hacia la habilitación del uso de combustible de hidrógeno en la manufactura, ayudando significativamente en los esfuerzos de descarbonización de la industria”.

El anuncio de Heidelberg se produce justo un año después de que la Mitsubishi UBE Cement Corporation iniciara pruebas similares en su planta de Yamaguchi, Japón, demostrando un creciente interés global en soluciones innovadoras y sostenibles en la industria del cemento.

Fuente: Ammonia Energy Association

Compartir noticia por redes sociales