Secretaria Nacional de Energía de Panamá: “Esperamos que para el 2030 estemos produciendo 500 mil toneladas de H2V”

Secretaria Nacional de Energía de Panamá: “Esperamos que para el 2030 estemos produciendo 500 mil toneladas de H2V”

Por Dr. Erwin Plett, CEO de Low Carbon Chile y Colaborador H2News.

Fecha publicada: 18 Junio, 2024

La Secretaria Nacional de Energía de Panamá, Rosilena Lindo, conversó en exclusiva con H2News en el marco del congreso H2LAC 2024 que tuvo lugar en Santiago de Chile la semana recién pasada. En la entrevista, realizada por el Dr. Erwin Plett, la ministra entregó detalles sobre el desarrollo del Hidrógeno Verde y su estrategia nacional de Panamá.

La Ingeniera Rosilena Lindo es una destacada profesional en el campo de la energía y el medio ambiente, actualmente ocupando el cargo de Secretaria Nacional de Energía de Panamá. Durante los últimos tres años, se desempeñó como Subsecretaria Nacional de Energía, donde ha jugado un papel crucial en la formulación y ejecución de políticas energéticas.

Lindo cuenta con una sólida experiencia internacional. Fue Experta Regional Senior en Energía y Gerente del proyecto “Desarrollo del Mercado de Calentadores Solares de Agua” en la Oficina Regional para América Latina y el Caribe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Además, ha trabajado como asesora en Energía y Cambio Climático para el ministro de Ambiente de Panamá y fue Directora de Cambio Climático en MIAMBIENTE. También formó parte del equipo de ingenieros que participó en la ampliación del Canal de Panamá.

La destacada profesional es miembro del Consejo Nacional de Transición Energética de Panamá, mentora de la Red Global de Mujeres para la Transición Energética y del Consejo Global de Campeones Climáticos. Actualmente, co-preside la Iniciativa de Energías Renovables de América Latina y el Caribe, respaldada por el Banco Interamericano de Desarrollo.

Con una formación académica robusta, Lindo es Ingeniera Civil de la Universidad Tecnológica de Panamá y posee múltiples maestrías y especializaciones en recursos naturales, ciencias ambientales y política energética sostenible obtenidas en instituciones de Alemania, México y otros países. Su excelencia académica ha sido reconocida con becas de prestigiosas organizaciones como el Conacyt de México y el DAAD de Alemania.

Panamá es uno de los tres países carbono negativos en el mundo, una situación que los podría tener tranquilos como país, sin embargo, Panamá está realizando un esfuerzo para bajar aún más la huella de carbono de sus ciudadanos. ¿Cuál es la motivación?

Gracias por la pregunta. Panamá es un país carbono negativo. Y esto se ha logrado gracias a nuestros bosques primarios que mayormente están ubicados en la cordillera central del país y hacia la provincia de Darién, que es donde hay una mayor robustez de bosques con esa captación de carbono importante.

Pero Panamá es un país extremadamente vulnerable al Cambio Climático, y es allí donde tenemos que hacer nuestro mayor esfuerzo para proteger las vidas de nuestras comunidades, porque el 50% de la población panameña reside en las costas. Tenemos 2900 km de costa que ya está siendo impactados por el aumento del nivel del mar y los impactos del cambio climático en esa zona costera. De hecho, esta semana se están movilizando de sus casas a territorio continental 1300 personas que viven en una isla, siendo la primera que va a ser deshabitada por cambio climático en Panamá.

Como se prevén los modelos de los escenarios climáticos, esto puede ocurrir  mucho más a menudo si Panamá no hace todo su esfuerzo que, aunque tenemos una huella de carbono muy reducida en comparación con los demás en el sector energético, vamos a llevar a carbono neto cero nuestro sector energético para continuar facilitando ser el pulmón que tenemos en el país para absorber CO2, y convertirlo en un pulmón tecnológico para que no solo pueda descarbonizar sus actividades domésticas, como el transporte de carga pesada, sino que también poder ser ese “supermercado de energéticos limpios”.

También considerando que Panamá es un hub marítimo y aéreo, ambos rubros que requieren ser descarbonizados. Y, aunque al final en mi zona esas emisiones no se le contabilizan a Panamá, el planeta si las contabiliza y nos impacta, y es por eso que no descansaremos hasta facilitar en continuar siendo ese puente de tránsito sostenible. A nosotros nos llaman la “ruta verde” y ahora pues haremos la “ruta del hidrógeno verde”.

Usted viene de desempeñarse como ingeniera civil con una importante función en la construcción del Canal de Panamá. Ahora es una de las pioneras en el impulso del Hidrógeno Verde. ¿Cómo ha sido este desarrollo profesional?

En Panamá contamos con el canal que le da vida a nuestra economía y, pensando en esa transformación y descarbonización que está viviendo el planeta y que va a vivir el sector marítimo también, empezamos a crear una estrategia de hidrógeno verdes y derivados anclada a poder proveerle servicios adicionales tanto al sector marítimo, como al de la aviación, y al transporte doméstico, para que puedan aprovechar estos energéticos descarbonizados. Desde esa perspectiva, arrancamos con una Hoja de Ruta que fue oficializada en enero del 2022, transformándola en una Estrategia de Hidrógeno Verde en julio del 2023 donde, a través de un proceso amplio de consulta pública y de evaluación de las posibles 310 compañías y profesionales que puedan trabajar en una implementación inicial de la estrategia de hidrogeno y derivados

Definimos siete metas. Entre ellas, esperamos que para el 2030 estemos produciendo en Panamá 500.000 toneladas de hidrógeno verde y sus derivados. Además, esperamos ofrecer al sector marítimo el 5% del total de los energéticos que vendemos en Panamá, lo cual implica proveer alrededor de 800 mil toneladas de estos derivados de hidrógeno. Ya comenzamos el proceso para facilitar la implementación de empresas en Panamá que puedan producir amoníaco y metanol verde. Asimismo, buscamos la instalación de áreas de almacenamiento y despacho de otros energéticos producidos en Latinoamérica, como en Chile, Costa Rica, Uruguay y Colombia. Queremos ser un punto de encuentro y que nuestros hermanos latinoamericanos vean a Panamá como una oportunidad para posicionar sus energéticos limpios.

¿Cuál es la proyección a mediano plazo?

Al 2040 estamos buscando poder ofertar el 30% de los energéticos al sector marítimo, los cuales deben provenir los derivados de hidrógeno verde, y también esperamos que ese año arranquemos oficialmente con el cumplimiento de la meta del que el 20% del transporte de carga pesada en Panamá debe funcionar con celdas de combustible de hidrógeno verde o, en su efecto, con el reemplazo de un derivado del hidrógeno verde. Para que las comunidades y nuestros profesionales aprovechen la creación de empleos que esta nueva industria va a generar y, como línea N°1 de nuestra Estrategia de Hidrógeno Verde, hemos dispuesto la creación de un plan maestro del HUB de Hidrógeno Verde y Derivados, plan donde obtuvimos la colaboración de diferentes organizaciones internacionales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo. Hemos definido que Panamá requiere y puede aprovechar tres áreas específicas para este desarrollo. Uno, en el lado Atlántico en las cercanías de la entrada al Canal de Panamá. El otro en el lado del Pacífico, en las cercanías de la entrada del Canal de Panamá, pero vamos a arrancar en el centro del país en algo que nosotros llamamos Arco Seco, que corresponde a la zona con la menor precipitación de lluvia en Panamá.

¿Y de dónde saldrá el agua para el hidrógeno en una zona seca, como la que usted menciona?

Estamos hablando de unos 800 mm/año. Eso es bastante, pero para nosotros, como somos un país tropical, esa zona es la que menos llueve y tiene unas condiciones muy positivas de radiación solar y con potencial de generación eólica importante. De hecho, es la zona que más generación eólica y solar posee. Acá tenemos grandes ríos como el río Santa María, y estamos pensando combinar esa fuente de agua con procesos de desalinización también porque, prácticamente todo Panamá es una costa.

En este momento se está lanzando una licitación para un puerto multimodal de exportación de productos alimenticios en esa zona, que también posee agroindustria liderada por la producción de caña de azúcar. Es allí donde vemos esa cohesión de la importancia en general hidrógeno verde con el agua de mar y con el agua de nuestras cuencas, trabajando de una manera ordenada y sostenible mientras aprovechamos ese carbono biogénico de la industria de la caña de azúcar para transformarlo en amoniaco verde y metanol verde. Y es por esto que nosotros estamos esperando que la primera molécula de hidrógeno verde panameña pueda estar siendo producida en el 2027.

Panamá es tiene un gran aeropuerto que es un hub en América Central. ¿Cuáles son los planes en ese sector del transporte?

Para el año 2050, Panamá tiene una meta específica para el sector de la aviación: el 30% de los energéticos utilizados por la aviación deben provenir de fuentes limpias. Además, para el 2040, aspiramos a producir dos millones de toneladas de hidrógeno verde y/o sus derivados en Panamá.

En este plan, lo más importante para nosotros es habilitar las condiciones necesarias para atraer nuevos inversionistas al país. Al mismo tiempo, queremos construir capacidades locales para que nuestras comunidades y profesionales puedan beneficiarse de la creación de empleos que este desarrollo generará.

Durante el congreso H2LAC 2024  fuimos testigos de un importante reconocimiento a su trayectoria. ¿Cuál es el motivo de esta destacada premiación?

Yo estoy tan contenta y no puedo dejar de mencionar que para mí la “familia de H2LAC”, es una familia de gente que tiene pasión por lo que hace, que disfruta lo que hace, y que está poniendo todos sus esfuerzos para poder hacer del mercado del hidrógeno verde y derivados una realidad, y eso es lo que yo encontré aquí hace cuatro años cuando arrancó este proceso antes de que Panamá siquiera tuviera algo escrito sobre el hidrógeno verde. Hablé con los organizadores de este evento, con Francisca Salas, y ella me dijo que era una buena idea y nos dio la ventana de empezar a hacer ruido. Empezamos el 2021 a hacer ruidos sobre nuestros conceptos hasta que lo fuimos materializando y oficializando como una política pública, y de ahí no hemos parado de aprovechar este nicho de colaboradores que hay en este evento.

El premio fue como “líder de la industria del hidrógeno verde 2023-2024” y que para mí eso es un gran honor de verdad. Estoy 100% convencida de que el hidrógeno y sus derivados evolucionan. Y para que esto evolucione se necesita que la gente también evolucione de una manera certera, y nada de esto se puede lograr sin la colaboración de todos unidos. Y, la verdad es que agradezco el espacio y que hayan reconocido ese esfuerzo que estamos llevando desde Panamá de tener una plataforma de colaboración para que Latinoamérica, como región, como bloque, se convierta en una nueva manera de hacer geopolítica energética. Panamá quiere continuar sirviendo como esa “goma” para cohesionar voluntades. Nosotros no estamos compitiendo, nosotros estamos siendo habilitadores de un proceso para nuestro país y queremos ser habilitadores para maximizar esas estrategias que tiene Latinoamérica para alcanzar las metas alrededor del hidrógeno verde y sus derivados.

¿Cómo ve la cooperación internacional, especialmente con Chile, que comenzó a impulsar esta industria un poco antes que otros países en Latam? ¿En qué se han sentido apoyados y cuáles son sus expectativas?

Más que tener una lista de regalos navideños, la cooperación empezó en marzo este año. Firmamos un memorándum de entendimiento, MoU, con Chile y estamos en este momento desarrollando el plan de acción para avanzar en ese espacio. Una de las primeras líneas que tenemos en el plan de acción para la implementación de este MoU, es una visita coordinada de los empresarios y representantes de las instituciones públicas de Panamá a Antofagasta, para que vivan la realidad y la materialización de este proceso. Luego, facilitar la inversión y la colaboración para que, cuando Panamá esté listo con sus áreas de almacenamiento dentro de nuestro hub de hidrógeno verde, pueda prestar sus servicios. Pues si Chile así lo estima conveniente, también podrá despachar sus energéticos desde Panamá.

Muchas gracias por sus preguntas. De hecho, los invitamos también a que compartan con nosotros en Panamá y en nuestro Comité Técnico de Hidrógeno Verde, y continuar haciendo crecer el hermanamiento Chile-Panamá en temas de energía y transición energética.

Por Dr. Erwin Plett

CEO de Low Carbon Chile

Colaborador H2News

LinkedIn

Compartir noticia por redes sociales